“Los manifestantes venezolanos son héroes”: La Vida Bohéme

Por Regina Sienra

La banda de rock venezolana La vida bohéme habla sobre su nuevo disco, las manifestaciones en Venezuela, y su exilio en México.

“Los manifestantes venezolanos son héroes”: La Vida Bohéme

Caracas debido a la violencia que experimentaba –y aún experimenta– la región. Aunque La lucha trata temas sombríos, las 13 canciones son optimistas y coloridas, sin olvidar la tragedia que cada una lleva a cuestas.

Junto a D’Arthenay, La vida bohéme está conformada por el bajista Rafael Perez, Sebastian Ayala en la batería, y el guitarrista Daniel De Sousa. En 2014, hartos de vivir en un ambiente hostil –su promotor fue asesinado y su tour manager secuestrado–, la banda decidió mudarse de Venezuela a la Ciudad de México.“Creo que nosotros sí tenemos algo que decir aquí”, afirma D’Arthenay. “A pesar de que sabemos que somos extranjeros no sentimos que no nos entiendan, somos latinoamericanos”.

La lucha es el final de una trilogía conformada por su álbum debut Nuestra (2011) y Será (2013), un disco que relata de forma cruda la experiencia de vivir en Venezuela durante los últimos meses de Hugo Chávez y el ascenso de Nicolás Maduro al poder. La desolación presentada en ese disco –ganador de un Latin Grammy a Mejor Álbum Rock– contrasta con la esperanza marcada por cicatrices de su nuevo lanzamiento.

Su nuevo disco fue producido por Eduardo Cabra, de Calle 13. “Él toca todo. Al final fue como un maestro jedi para nosotros, te da mucha perspectiva”, comenta D’Arthenay. “El bebé no salía si él no era el partero. Había momentos que ya no nos estábamos comunicando con palabras, sino que era a punta de ojo y música”.

Un elemento distintivo de La lucha es la presencia de elementos musicales distintivamente regionales: El ritmo caribeño, el compás 6/8, clave del folclor venezolano, en la canción “Eliseo” y el sonido del cuatro –una especie de guitarra pequeña– por todo el álbum. Mientras en sus primeros discos abundaban elementos del indie que apenas permitían adivinar de dónde provenía la banda, ahora La vida bohéme lleva a su país a sus espaldas.

Además de los problemas en Venezuela, D’Arthenay y compañía también han encontrado inspiración en sucesos de otras partes del mundo, y se sienten particularmente atraídos al fotoperiodismo. En La lucha hay referencias a la violencia en El Salvador y a los 43 de Ayotzinapa. Incluso, el primer track consiste en un discurso de Pepe Mujica sobre su lucha personal. “Hay un momento en el cual la noticia se convierte en poesía”, dice el vocalista. “Ése es el momento en el que nosotros los artistas entramos. Nosotros estamos al final tratando de capturar eso con sonido”.

Sin importar la distancia y los obstáculos en cuanto al flujo de información en Venezuela, esta banda se mantiene conectada estrechamente con lo que ocurre en su país, e incluso ofrecen su plataforma para correr la voz sobre sucesos que no llegan a los medios locales, como los heridos en las manifestaciones antigubernamentales o personas que buscan medicamentos. “Sabemos lo difícil que es filtrar información de allá”, señala Daniel de Sousa. “A pesar de que la pobreza es bastante extensa, al menos hoy en día la penetración digital, la cantidad gente que tiene aparatos móviles, es inmensa”.

Para la banda, los manifestantes venezolanos son una fuente de inspiración y admiración. “Esta gente está tomando una decisión que nosotros incluso no tomamos”, dice D’Arthenay. “Nosotros nos fuimos de Venezuela sí, también persiguiendo la arquitectura de nubes pero la realidad es que esa situación se estaba comiendo la arquitectura de nubes. La gente mucho menor que nosotros está llevando literalmente plomo por nosotros, por nuestros papás, por nuestros abuelos. Para mí, honestamente son héroes”, concluye.

Fuente: Gatopardo