Boatjump, el Booking de los veleros y los yates

Ramón Ferrando / 04.06.2017

La startup acelerada en Lanzadera dispone en su plataforma de 4.000 barcos de recreo en España y las Islas Vírgenes, y en su primer año ha facturado un millón

Boatjump, el Booking de los veleros y los yates
Imagen tomada de www.ultra-sailing.hr Google Images

La startup acelerada en Lanzadera Boatjump ha facturado en su primer año un millón de euros con el alquiler de embarcaciones de recreo. La compañía dispone de 4.000 barcos en España y las Islas Vírgenes. La firma aspira a triplicar su facturación el año que viene y un veinte por ciento de los alquileres son de estadounidenses que viajan al Caribe. Los usuarios tienen la opción de alquilar el barco con patrón. Los responsables de la empresa aseguran que no es un servicio elitista y ponen como ejemplo que el alquiler medio lo están realizando grupos de seis u ocho amigos que pagan tres mil euros por disfrutar una semana de un velero. «Es más barato que alojarte en un hotel. Puede costar entre cuarenta y ochenta euros por persona y día», apunta el socio fundador de la empresa Pablo Ruibal. El modelo de negocio está basado en el cobro de una comisión del 15 % a los propietarios de los barcos al igual que la plataforma hotelera Booking. «Nosotros garantizamos a nuestros clientes que pagan el mejor precio. El coste es el mismo que el que pagarían directamente a los propietarios», señaló Ruibal.

Los otros dos fundadores de la compañía son Jaime Vara y Alfonso Pastrana. «Los tres coincidimos en Mallorca y alquilábamos barcos. Allí es algo normal. Nos dimos cuenta de que el proceso de alquiler era muy complejo. Era como reservar una habitación de hotel hace veinte años. Para los de fuera de Mallorca era todavía más complicado porque tenías que conocer al dueño del barco», señaló. Al principio, los tres socios compatibilizaron sus trabajos con el desarrollo de la plataforma de alquiler, pero hace un año y tres meses decidieron volcarse en el proyecto. «Teníamos buenos trabajos, pero apostamos por Boatjump y empezó a irnos muy bien con los primeros alquileres», indicó Pablo Ruibal. Poco después de nacer, la startup fue seleccionada por Lanzadera y en septiembre se instalaron en València.

Cuando llegaron a Lanzadera se plantearon el reto de que la empresa fuera rentable en invierno. «La temporada de alquileres de barco acaba en España en agosto. Para romper la estacionalidad debíamos dar el salto al Caribe porque en invierno empieza la temporada con los clientes de Estados Unidos. Adaptamos la web al inglés y hoy el 20 % de nuestra facturación procede de Estados Unidos».

El portavoz de la compañía precisó que tienen todo tipo de servicios y precios. «Los extremos son el alquiler de una lancha durante un día por quinientos euros en Mallorca y barcos grandes con una eslora de treinta metros por diez mil euros al día. Nuestros clientes españoles suelen alquilar un velero para entre seis y ocho personas. Todos nuestros barcos se pueden alquilar con patrón por un coste medio de entre 150 y 200 euros el día».

Los ingresos que percibe la startup en el Caribe son mucho mayores. «El coste medio en el Caribe sobrepasa los 6.000 dólares. El tipo de barco es más grande y los periodos de alquileres más largos porque las islas están lejos unas de otras. Ahora estamos en las Islas Vírgenes Británicas, acabamos de abrir en San Martín y en uno o dos meses empezaremos a operar en Bahamas», señaló el cofundador de la empresa. Los clientes de la compañía en el Caribe son casi todos estadounidenses de la costa este.La firma también quiere expandirse en el Mediterráneo. «Estamos probando en Croacia, que es un destino de costa para un público alemán e inglés».

La startup va a facturar este año 1,2 millones de euros y se ha marcado como objetivo alcanzar el que viene 3 millones de euros. En España la firma alquila sobre todo en Ibiza, Mallorca, Menorca, la Costa Blanca (Dénia, Xàbia y Altea) y en la Costa Brava. El treinta por ciento de los clientes alquilan los barcos con patrón. La compañía ha alquilado desde que empezó a funcionar el año pasado 286 barcos a 2.100 clientes.

Fuente: Levante EMB