Berlín, el Silicon Valley europeo

ED Creativo - 11/05/2017

La capital alemana atrae a talento joven internacional, año tras año, seducido por los alquileres baratos y por ser una metrópoli vibrante y multicultural Las startups y las empresas que han hecho de Internet su medio natural han aprovechado el germen creativo de la ciudad para engendrar una potente escena digital. Zalando es un ejemplo de empresa tecnológica que nacida en este ambiente burbujeante hoy se eleva como un gigante del sector, con más de 3.600 millones de euros en ventas

Berlín, el Silicon Valley europeo
Oficina de Zalando en Berlín.

Alquileres baratos y un ambiente creativo y multicultural lleva atrayendo desde hace años a miles de jóvenes a Berlín. “Es pobre, pero sexy”, este eslogan que lanzó el entonces alcalde de la capital alemana, Klaus Wowereit, es perfecto para definir la seducción de artistas y creativos por la ciudad.

El ambiente creativo y burbujeante ha sido la semilla para el nacimiento de miles de startups y empresas que han hecho de Internet su medio natural hasta convertir a Berlín en el Silicon Valley europeo, con una potente escena tecnológica. Aunque está lejos del exitoso panorama americano las compañías encuentran en la capital alemana talento, inversión y éxito a largo plazo.

Zalando, una de las empresas tecnológicas que nació en Berlín en 2008 para vender zapatos online, es hoy un claro ejemplo de éxito. Las cifras hablan por sí solas: el año pasado facturaron 3.600 millones de euros en ventas y, en ocho años, han conseguido pasar de ser una startup a una empresa puntera que cotiza en la Bolsa de Frankfurt y que cuenta con más de 20 millones de clientes activos, en un total de 15 países.

“La tecnología siempre ha sido el corazón de lo que hacemos”, asegura Matteo Bovio, responsable de prensa para Italia y España de Zalando. Uno de los principales motivos de su éxito ha sido combinar tres almas muy diferentes: la moda, el retail y la tecnología. En esta última pata, en la que trabajan 1.600 técnicos diariamente, han puesto el énfasis desde el principio para distinguirse de la mayoría de sus competidores.

Berlín ha pasado de ser cuna del techno, a la del talento tecnológico. En Zalando lo saben bien, ya que tienen 12.000 empleados de más de 70 países diferentes, unos 5.500 en las oficinas de la capital alemana. ¿Cuál es la clave? En esta ciudad vibrante y multicultural, con universidades de renombre, es fácil ganarse la vida sin saber mucho alemán, lo que atrae a miles de jóvenes cada año y contribuye a su éxito.

En busca de financiación

En Europa las startups no dejan de luchar en busca de capital. Alemania recibió el año pasado un total de 2.236 millones de euros de inversores internacionales para promover el desarrollo de las empresas emergentes. Concretamente, Berlín logró 1.072 millones de euros, lo que la convierte en la ciudad germana que cerró más rondas de financiación. Gracias a esto, un total de 202 empresas consiguieron inversión de capital riesgo en 2016, según los datos que extrae el Barómetro de las startups en Alemania de febrero de 2017 (Peter Lennartz – Ernst & Young).

En el caso de Zalando, les ayudó su salto a la Bolsa de Frankfurt en 2014. “Este hito para la compañía permitió reunir suficiente capital para seguir invirtiendo en su crecimiento y, sobre todo, en innovación”, remarca Bovio. Son ambiciosos y quieren seguir creciendo pero saben que la mejor forma de hacerlo -además de conseguir financiación extra- es ofrecer un servicio sobresaliente que aporte valor a los clientes.

Por ello, no sólo se han quedado como una página web de venta de zapatos y de ropa para mujeres, hombres y niños, sino que han lanzado una nueva línea de negocio que ha implicado diseñar y fabricar su propia moda.  Zlabels produce 18 marcas diferentes que les permiten diversificar inventario. Algunas de sus marcas, como Zign, Mint&Berry y Kiomi, tienen ya su identidad propia y funcionan muy bien en su segmento de mercado.

Ciudad multicultural versus escena industrial

Dawanda escogió Berlín para radicar su sede en 2006.
DaWanda escogió Berlín para radicar su sede en 2006.

Entre las exitosas startups ubicadas en Berlín también se encuentra Babbel, una aplicación para aprender idiomas en línea que nació en 2007. Hoy un equipo de 450 personas, de 39 nacionalidades diferentes, trabajan para enseñar hasta 14 idiomas a más de un millón de suscriptores. Markus Witte, CEO y cofundador de Babbel, ya vivía en la capital alemana cuando decidieron crear su empresa de aprendizaje, pero reconoce que contar con su sede radicada allí es una ventaja ya que encuentra mucho talento internacional.

Para GetYourGuide, la plataforma online de tours, actividades y atracciones en más de 2.500 destinos en todo el mundo, es de vital importancia tener empleados de diferentes lenguas maternas. Por eso, su equipo de 224 trabajadores, de 45 países, trabaja desde Berlín organizando desde excursiones históricas y culinarias, hasta puenting desde un rascacielos.

Las principales diferencias entre la escena digital berlinesa y la de Silicon Valley, para Witte, además del clima, es que ésta última tiene una infraestructura mucho más desarrollada, ya que se creó como una zona industrial. En cambio, Berlín es una ciudad real, donde las empresas tecnológicas comparten el espacio con las necesidades de la vida cotidiana. “Esto es lo que hace que esta ciudad sea estupenda: realmente vives en una realidad vibrante, que crece todos los días en diferentes direcciones y proporciona mucha inspiración”, acentúa Witte.

Inspiración y nuevas tendencias, imán para los jóvenes

Berlín es el epicentro de las nuevas tendencias y aquí se registran más rápido que en otras ciudades de Europa. Esto sumado al coste de vida más bajo que el de otras capitales europeas y a su potente escena cultural y artística la convierte en el hogar de jóvenes creadores, además de emprendedores y empleados cualificados. “No existe una ciudad mejor para ser la sede central de un portal como DaWanda”, cuenta una de las portavoces de este mercado online de productos exclusivos y hechos a mano.

La plataforma, fundada en 2006 en Berlín por Claudia Helming y Michael Pütz, cuenta con 200 trabajadores de 20 nacionalidades distintas. En su portal web venden más de 6 millones de productos, realizados por unos 360.000 diseñadores, al que acceden unos 7 millones de usuarios. Cada minuto venden una prenda de ropa y cada 20 segundos un producto de la categoría de joyas y bisutería desde su oficina de Berlín, ciudad en la que no paran de aparecen nuevas compañías digitales en busca del éxito a largo plazo.